Las Generaciones y su desempeño laboral.

El desempeño laboral de cada una de las generaciones, dependerá de la salud (o su falta) del ambiente en el que se encuentran.  Mientras unas generaciones son más abiertas a los retos frontales, el trato sin emociones o la exigencia contínua/desmedida, otras buscan espacios más favorables para su creatividad u oportunidades que les ayuden a generar un impacto real en el mundo.

Para entenderlo un poco mejor, resumamos brevemente algunas de las características más importantes de cada una de las generaciones actuales:

 

  • Tradicionlista.  Nacidos entre el año 1900 y 1950, vivieron en la época de la Segunda Guerra Mundial y la invasión comercial norteamericana.  Actualmente son jugadores análogos en un mundo digital.  Sus métodos de trabajo son directos y funcionales, alguien lo piensa y otro lo ejecuta, no hay espacio para cuestionar la autoridad.

 

  • Boomers.  Nacidos entre los 50s y 60s.  Crecieron con las primeras televisiones, muchos de ellos pasaron su infancia escuchando programas de radio.  Son fuertes consumidores de los medios tradicionales, los utilizan diariamente para ponerse al tanto de las noticias.  Se comunicaron a través de teléfonos de planta y les ha costado un poco adaptarse a las últimas tecnologías, siempre cambiantes.  Son sumamente trabajadores, bastante reflexivos y un tanto pausados para tomar decisiones.  Los motiva el orden, la estructura, lo definido y el pie de la letra.  En sus estados comerciales más activos, les gusta tratar de entender las redes sociales, aunque a veces tienden a moverse mucho más rápido de a lo que están acostumbrados.

 

  • Gen X.  Nacidos entre mediados de los 60s y finales de los 70s.  Fueron los primeros inmigrantes digitales, comenzando a utilizar las computadoras y comunicándose a través de emails.  Son los que actualmente están en puestos de alto mando.  Se dice que también son bastante reflexos y un tanto lentos a la hora de tomar decisiones.  Fueron los primeros en comenzar a mostrar rebeldía hacia los modelos de negocios tradicionales, por lo que en sus filas existen muchos emprendedores y buscadores de la verdadera razón de los negocios.   Cuando llegan al éxito, les gusta mostrarlo, exponerse.  Son altamente influenciables a través de recomendaciones o la misma publicidad.

 

  • Gen Y (Millenials).  Nacidos entre inicios de los 80s y finales de los 90s.  Pero esta generación está partida en dos grupos, por lo que les llamaremos los Primeros Millenials, que nacieron entre los 80s; y los Últimos Millenials, que nacieron en los 90s.  Ambos grupos, sin embargo, tienen una alta capacidad para aprender por su cuenta, por lo que los tutoriales en formato de video son consumidos con alta frecuencia.  Ya casi no consumen radio ni televisión, tampoco les interesan mucho los medios escritos, ya que crecieron adaptándose de forma constante a las nuevas tecnologías.  Son muy suceptibles a comprar las marcas que siguen en las redes sociales, siempre demandando que sean éticas (una compañía no ética, enfocada en este segmento… la pasará muy mal).  Buscan ser alguien importante en la vida, buscan actividades filantrópicas y una alta necesidad de hacer una diferencia en este mundo.  Los dos grupos, a nivel comercial, se diferencia a nivel motivacional.  Los Primeros buscan hacer una diferencia, pero se acomplan bien a las estructuras rígidas tradicionales, las cuales utilizarán como plataformas para buscar la independencia posterior y su consiguiente impacto humanitario.  La segunda es un tanto más complicada, ya que tiene problemas adaptándose a las estructuras rígidas comerciales y buscan un crecimiento acelerado (y muchas veces irracional), para sentir que están siendo parte de algo trascendental en su vida.  Ambos grupos, sin embargo, pueden ser motivados con plataformas digitales de tiempo real.  Son gamers.

 

  • Gen Z (Nativos Digitales).  Nacidos desde el 2000, prácticamente conectados a los aparatos tecnológicos.  Podemos verlos dando sus primeros pasos, al mismo tiempo que desbloquean un smart phone.  Tienen una alta interacción con las marcas a través de redes sociales.  Se han vuelto inmunes a los impulsos publicitarios más tradicionales, para llegar a ellos la única estrategia es la diferenciación.  Pero la diferenciación debe incluir un proceso de personalización, para que sea relevante.  Su búsqueda de hacer una diferencia, ya no está basada en la necesidad de ser relevante, como en las generaciones anteriores, sino muestran un interés más genuino en lograr resolver los problemas globales.

 

Muchas empresas, se han estado enfrentando a grandes pesares al tratar de comprender por qué las generaciones más jóvenes, tienen tantas dificultades para involucrarse con los objetivos de la empresa, encontrar un sentido de pertenencia o incluso dejar de rotar tanto para encontrar un puesto en el que se sientan relevantes (al menos por un momento).  Sin embargo, les ha costado mucho entender que el problema no es la generación, sino ellos mismos.

 

El mayor problema: Seguir haciendo lo que antes ha funcionado.

En el pasado quizá las cosas no eran tan complicadas como en la actualidad, no existía tanta competencia, los productos o servicios eran simples y directos, a los empleados se les daba una instrucción y estos la ejecutaban… era el paraíso de los tradicionalistas.

Pero las cosas han cambiado… y mucho.  Desde la explosión del internet y la globalización comercial, los productos y servicios han tenido que llegar a un nivel de especialización nunca antes considerado, ya que los mismos clientes se han vuelto hiper-especializados, al tener acceso a una vasta biblioteca de información disponible las 24 horas del día, desde cualquier dispositivo.

Si las compañías han logrado entender la dificultad psicológica que representa adaptarse a un mercado cambiante, por qué no logran entender que el típico empleado dejó de ser un seguidor de instrucciones, convirtiéndose en un aliado estratégico de la compañía?

Las compañías deben aprender a adaptarse, lo que ha funcionado antes dejó de tener relación con el éxito futuro.  Así como cambian las estrategias y se adaptan al mercado, así de flexibles deben ser las empresas con sus colaboradores.

 

Tomemos como ejemplo la forma de contratar.

Existen muchas empresas que buscan, para cargos estratégicos, personas que han tenido una experiencia laboral en ese exacto puesto, en la misma industria, dentro de la competencia.  A muchos esta táctica de reclutamiento les parecerá muy lógica, porque representa la carta más segura si lo que se desea es no salir de la zona de confort, tener a alguien que ya sabe qué decisiones debe tomar, qué se está esperando que haga o qué tácticas debería aplicar en casos específicos.  Esta, sería la forma de pensar típica de un tradicionalista, y ciertamente un tradicionalista que no tiene el más mínimo afán de ser el líder de la categoría, sino otra opción más (de lo contrario estaría buscando a alguien que más allá de su experiencia, pueda generar estrategias disruptivas).

Si quieres que las cosas cambien o te quieres destacar, tienes que estar dispuesto a recorrer un camino distinto a aquel que ya te hace sentir seguro.  Si una empresa no puede cambiar su visión y adaptarse constantemente, está destinada al fracaso.

 

La Solución.

No importa de cuál de las generaciones estés hablando, existe una forma de motivarlos a todos por igual… y Doctor Marketing GT está desarrollando esa plataforma.  Pronto tendremos para ti, más información en esta página.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: