¿Por qué el Feedback es importante?

A lo largo de nuestra carrera, nos hemos topado con cientos si no es que miles de profesionales, que creen que alcanzarán el éxito tomando base en sus conocimientos (y posiblemente su ego) en lugar de volver cada acción en el satisfactor de la necesidad de un cliente.  ¿Cuál es la diferencia? Que el primero es otro “profesional” buscando un camino, el segundo es un profesional que sabe qué camino debe tomar.

Uno de los peores errores con los que puede un profesional llevar su carrera, es la arrogancia o en su defecto, la falta de humildad.  Tener más conocimientos no significa ser más o tener más poder, significa que tienes más herramientas para ayudar a otros a encontrar lo que buscan. Así estés ayudando a jefes o a clientes, a encontrar lo que buscaban, al final de la ecuación sigues trabajando para alguien más… no para ti.

Un término sumamente utilizado en Marketing es el know how, que hace referencia al saber y el saber hacer.  Siempre es bueno saber cómo hacer las cosas, claro parte de las bases del aprendizaje, pero tener el know how y tratar de volverlo hacia la excelencia operativa… no te garantizará el alcance de tus objetivos.  El know how es pasajero, el mercado es eterna y aceleradamente cambiante, por lo que sabes hoy quizá ya no sirva de mucho mañana.  Tener una buena base de conocimientos es un buen primer paso, pero el segundo paso clave es escuchar, ya que esto te permitirá adaptar tu know how hacia lo que el mercado espera de tu solución (y sí, el cliente en su constante evolución está esperando siempre algo más).

Muchas de las mejores empresas a nivel mundial y a su vez, muchos de los mejores profesionales, están en una constante búsqueda de nuevos conocimientos que les servirán para adaptarse a los constantes mercados.  En el mundo digital, esto se conoce como estado beta.  Un alpha, es un estado en el que el producto está completo y listo para su uso, un beta por el contrario, está en constante cambio y adaptación, escucha lo que el mercado dice después de usarlo o conocerlo, y continúa adaptando y poniéndose a prueba.  El secreto de un estado beta, es aprender a escuchar.

 

El secreto está en escuchar.

Ser un profesional, o llamarse un profesional, es un arma de doble filo que puede llevar al exceso de arrogancia, un estado en el que se considere que ya se posee el nivel, que ya se ganó la carrera, que es hora de pulir lo que se sabe y ha aprendido.  La realidad es que, cuando se sientes que ya estás allí… alguien más astuto sigue en la carrera y se te va en el horizonte.

Algo que no se nos enseña con tanto ímpetu como las derivadas matemáticas, es que debemos desarrollar la aptitud de adaptación, en donde saber escuchar es clave, para lograr adaptar y satisfacer.

No es difícil lograrlo y la táctica dependerá del nivel de escucha que se quiere tener.

  • Si la escucha es a nivel interno, del jefe por ejemplo, lo más fácil al asignarse una tarea es ir con el jefe y hacerle una breve entrevista para averiguar exactamente qué es lo que espera obtener.  Muchas veces los jefes pueden esperar que uno lea su mente, pero si no has desarrollado tus habilidades psíquicas, lo más fácil es pregunta.  Nadie debería regañarte por hacerlo, si lo hacen… estás en el trabajo equivocado.

 

  • Si la escucha es nivel de mercado, existen muchas tácticas de investigación de mercado que puedes utilizar, desde procesos observatorios, entrevistas, encuestas cara a cara, telefónicas o incluso CATI (ver qué es aquí).  Recuerda que el objetivo es saber qué quieren las personas de ti, qué esperan de ti, con qué los harías sentir satisfechos.

 

Otra de las claves en la actualidad… Desaprender.

Aprender a desaprender, es dejar de seguir haciendo lo que ya sabías hacer, de la misma manera.  Es aprender a que existe una manera distinta de lograrlo, que incluso podría ayudarte a disminuir recursos.  El peor error de nuestra carrera será tratar de hacer siempre lo mismo, de la misma manera.  No importa si la manera que usamos anteriormente sirvió y cumplió su objetivo, siempre hay alguien más que lo va a hacer mejor y si no estamos atentos o en beta permanente, quedamos obsoletos.

Debes aprender a decofidificarte constantemente, ya que cada segundo, alguien en alguna parte del mundo está haciendo mejor lo que tú sabes ya hacer bien.

La excelencia operativa busca lo contrario al desaprendizaje, busca escoger un método y pulirlo hasta el cansancio, lo cual funciona perfectamente para un proceso… pero no te servirá para que un cliente entienda el valor que para él representa (a menos que de eso precisamente se trate una categoría específica, como relojes o automóviles de gama alta), para transferir el valor al cliente necestas de una buena campaña de publicidad enfocada en las emociones.  Aprende a desaprender, y dale más valor a la parte psicológica de tu proceso de compra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: